#innovación

El fracaso de Uber

el-fracaso-de-uber

Uber es una de las empresas digitales que más tiempo ocupa en nuestro día a día.  Y es que esta empresa de origen Californiano sirve como ejemplo de digitalización, como máximo exponente de economía colaborativa y sobre todo como uno de los protagonistas principales de los conflictos, demandas y huelgas que ocupan las parrillas de los telediarios.

Sin embargo, vamos a tratar de alejarnos de estos conflictos y centrémonos en su viabilidad. ¿Estáis seguros que dentro de 5 años seguirá “viva” esta empresa? Yo no lo estaría…Y si no me creéis, os invito a que primero leáis mi artículo  “El fracaso de Uber”

 

 

¿Qué es Uber?

A Uber le corresponde el privilegio de ser la empresa creadora de la red más importante de transporte entre particulares, todo ello sin apenas disponer de vehículos en propiedad, gracias a las posibilidades que le ofrece la economía colaborativa.  Funciona por medio de una aplicación móvil que pone en contacto a conductores privados registrados en su servicio, con usuarios que precisan un automóvil para realizar un desplazamiento.
La aparición de esta empresa, junto con su revolucionara app,  ha conseguido dinamitar el mercado generando un torbellino de polémica e infinidad de controversias legales con los taxistas de todo el mundo. A pesar de que su “marca”, expansión y crecimiento parecen abrumadores, existe una densa niebla sobre los datos económicos de la empresa. Ya que pocas son las veces que Uber ha informado públicamente de ello. Sin embargo, podéis estar tranquilos ya que nos hemos apoyado firmemente en los pocos números disponibles antes de titular a este post como “Uber, la historia de un fracaso”.

 

 

El modelo de negocio de Uber

Es justo reconocer el mérito de Uber generando un nuevo modelo de negocio en un inmenso océano azul sin explorar. Su valor añadido lo podíamos resumir como una mejor experiencia de usuario (gracias a la digitalización de sus servicios principalmente) unido a un precio más reducido por ellos. Y permitirme que no dé más explicaciones sobre este punto, ya que no es motivo de este artículo generar polémica sobre un tema tan controvertido como comparar las tasas e impuestos que deben asumir los conductores de Uber con el gremio de los taxistas. Dicho esto, es motivo de entrar en “faena”.

 

El fracaso de Uber
El fracaso de Uber

Uber a nivel nacional

Empezaremos por lo que nos “pilla” más cerca. Uber lleva 3 años trabajando en España bajo la marca de Uber System Spain. Aunque no cuenta con mucha trayectoria, si que podemos extraer conclusiones muy interesantes acerca de sus datos de negocio. Quiero dejar claro que todos los datos a los que vamos a hacer mención en este apartado proceden del registro mercantil.

En lo que respecta al año 2017 destacar que existe una facturación de 2.885.186€, unos gastos de personal de 1.384.012€, unos gastos de explotación de 1.163.071€, y unos resultados netos de 226.446€.  Hay alguna partida más, como las amortizaciones y otros gastos que no hemos querido analizar, ya que no son representativas.

De estos datos, y con la dificultad que conlleva extraer conclusiones de una empresa que tan solo cuenta en España con 3 años desde que “rompió el cascarón” deducimos; 

– A pesar de que se trata de una empresa rentable, tengo el presentimiento de que muchos de los gastos que realiza la empresa no están contabilizados en esta empresa, y es posible que hagan uso de la matriz de Uber para contabilizarlos (estoy pensando,  principalmente, en los enormes gastos de publicidad)

– También merece la pena destacar que Uber cuenta con un margen comercial del 50% en nuestro país (la mitad de lo facturado es para pagar gastos de personal, la otra mitad beneficio) un dato completamente extraordinario que comentaremos con más detenimiento cuando analicemos los resultados de otros mercados. Este elevado margen, seguramente derivado por las limitaciones que existen en la cantidad de licencias,  es lo que ha posibilitado entrar en rentabilidad con “tanta facilidad”.

 

Aunque la facturación de Uber en nuestro país es ridícula (en comparación con sus datos globales) creo que las conclusiones obtenidas nos van a ayudar a entender mejor su negocio internacional del que ahora hablaremos.

 

 

El fracaso de Uber a nivel Internacional

Según los propios datos proporcionados por Uber, durante el año 2017 la empresa facturó 37.000 millones de dólares. De los cuales su margen (lo que se quedan tras pagar a los conductores) es de 7.500 millones. Es decir, el margen comercial con el que ellos cuentan es del 20%. Dato que contrasta, y mucho, con el margen comentado en el apartado anterior… ¡que ascendía hasta el 50%!

A los 7.500 millones de dólares de margen hay que restarle el resto de los gastos (publicidad, compra de vehículos…) que asciende a 12.000 millones de dólares. Todo esto hace unas pérdidas de 4.500 millones de dólares. Datos que superan en un 61% los 2.800 mil millones de pérdidas que tuvieron en 2016 según el artículo publicado por The Information.

Todos estos resultados dejaron en caja la cantidad 6.000 millones de dólares, un 13% menos que lo existente en 2016. Una situación muy delicada que fue subsanada gracias a la inyección de fondos por parte de Softbank.

Llegados hasta aquí, es probable que el lector piense que nos encontramos ante una empresa con fuertes sinergias, en el que llegará un punto de facturación donde sus ingresos sigan subiendo y sus gastos bajando. Incluso podríamos pensar que al tratarse de una empresa reciente han llevado a cabo una política agresiva de publicidad para “abrir mercado”. Hace apenas unas semanas yo también pensaba igual.

 

La dura batalla entre Uber y Lyft por conquistar el mercado de EEUU
La dura batalla entre Uber y Lyft por conquistar el mercado de EEUU

Las sinergias en el modelo de Uber

Como ya comentamos en el apartado anterior, no sería extraño que Uber esté llevando a cabo una política intensiva de gastos de publicidad que le permita abrir mercado y que tratará de rentabilizar con posterioridad. Así que nos desplazaremos hasta el mercado estadounidense para conocer como más en detalle como es el día a día de Uber. Al tratarse del mercado más maduro (es el que más tiempo lleva) es el que nos debería servir como referencia para intuir el futuro de Uber.

Uber nunca ha sido rentable, ni siquiera en EEUU, su mercado más grande y veterano. A pesar de los enormes gastos publicitarios a los que está sometiendo sus cuenta de resultados, está viendo como empresas como Lyft,  la nueva competencia,  le está arrebatando cuota de mercado a pasos agigantados.  Disminuyendo el peso de Uber en los 5 primeros meses del 2017 del  84% al 77% según el grupo de análisis Second Measure.

Razones de peso para lanzarse a escribir un artículo como “El fracaso de Uber”¿No os parece?

 

 

El fracaso de Uber en Estados Unidos

Existen dos motivos principales que son los causantes del fracaso de Uber en Estados Unidos, su mercado más maduro.

– Una de las razones es que no existen barreras de entrada para la aparición de nuevos competidores, lo que presiona constantemente los precios de sus servicios a la baja. Es llamativo que en EEUU el margen que obtiene Uber sea sólo del 20%, mientras que en España ascienda al 50%.

– La segunda de las razones del fracaso de Uber es debido a que el valor añadido que recibe el consumidor es por servicio (principalmente por el uso de la app). Y el coste de cambiar de un servicio a otro es muy bajo -tanto conductores como viajeros pueden cambiar fácilmente de app- No se trata de una tecnología que imponga barreras de entrada.

 

¿Y esta situación se podría dar en el resto de países en los que está Uber? Pues no solo se podría dar sino que ya se está dando…aquí os dejo un artículo sobre “Didi, el gigante chino que se ha comido a Uber en medio mundo”

 

 

Conclusiones sobre el fracaso de Uber;

No os preocupéis si habéis pasado por alto alguno de los párrafos anteriores, a continuación os dejamos las principales conclusiones sobre el fracaso de Uber;

 

Uber cuenta con una situación financiera delicada, debido principalmente a los elevados gastos de publicidad que han ido realizando para darse a conocer. Un lastre que le puede pasar factura.

– A pesar de las mareantes cifras de ventas que tiene, la empresa está lejos de entrar en rentabilidad. De mantenerse la actual estructura de pérdidas y ganancias, la empresa debería duplicar sus ventas para poder ser rentable. 

– El hecho de que sea un sector en el que no existe barreras de entrada, y en el que el coste del usuario por cambiarse de compañía es tan bajo, no ha permitido a Uber tener una posición predominante en su sector. Y  lo que es peor, está siendo desplazada por otras empresas que no están dedicando tantos esfuerzos a publicitarse.

– La creciente competencia a la que se tiene que enfrentar Uber presiona los precios a la baja, lo que repercute en un menor margen comercial y dificulta (aún más) el poder entrar en rentabilidad.

– Aunque no lo hemos comentado, el hecho de que cada país cuente con diferentes normativas e interpretación legislativa sobre la legalidad o no de este tipo de empresas es un interrogante más en la viabilidad de Uber.

 

Uber, una empresa que nunca deja de innovar
Uber, una empresa que nunca deja de innovar

 

Aunque soy bastante escéptico sobre la viabilidad de esta empresa, tengo que reconocer que Uber es una caja de sorpresas que nos puede sorprender con cualquier nuevo modelo de negocio. El coche autónomo, el reparto de comida, el pago mensual de una tarifa plana para poder viajar en taxi de manera ilimitada…..quien sabe que será lo siguiente. Lo que si estoy seguro, es que si sigue apostando por el modelo de negocio que hoy le ha hecho famoso,  podemos estar hablando de una de los mayores fracasos de la historia.

 

Espero que te haya gustado el artículo de “El fracaso de Uber” y espero vuestros comentarios!

 

¿Te ha gustado nuestro post?

2 Comments
Share

diginova

Comments

  1. Javier
    20 noviembre, 2018 at 1:23 pm

    Menudo análisis, sólo revela tu desconocimiento del tema sin intención de ofender. El futuro de UBER y las empresas de este estilo es el coche autónomo. Imagínate su estructura de ingresos si en la estructura de costes desaparecen los conductores. Su estrategia es aguantar siendo uno de los principales agentes de ese mercado hasta que llegue ese momento.

    • diginova
      20 noviembre, 2018 at 3:15 pm

      Gracias Javier por contestar a mi artículo.
      Que no haya comentado explícitamente este punto no quiere decir que no sea conocedor de ello, y sin embargo, sigo opinando lo mismo.
      Es verdad que mucha gente señala el vehículo autónomo como el verdadero objetivo de Uber, pero me gustaría comentar 3 comentarios para reflexionar;

      1) Sabiendo que se trata de un negocio intensivo en capital, y que hay que aguantar varios años hasta que se haga realidad el vehículo autónomo…crees que es Uber la empresa adecuada para hacerlo? No es más lógico pensar que lo haga empresas de mayor músculo financiero??
      2) Que ventaja competitiva está obteniendo de este “despilfarro” económico? Se está posicionando en el mercado?
      3) Y la tercera cuestión, y muy relacionado con la segunda. Lo ÚNICO que Uber está adquiriendo son datos. Datos, datos y más datos, dejándose por el camino mucho dinero invertido. Algo que otras entidades lo están haciendo “gratis”. Y esto último es lo más preocupante.

      Javier, lo que realmente pienso es que Uber está pagando un peaje excesivamente caro por conocer los datos de viajeros. Mas si tenemos en cuenta que empresas como Google ya TIENEN TODOS LOS DATOS NUESTROS de DESPLAZAMIENTO de manera GRATIS (https://www.google.com/maps/timeline?pb)

      Dicho esto último, creo que ya te he respondido cómo veo el futuro de Uber en lo relativo al coche autónomo.

      Un abrazo 😉

Reply your comment:

Your email address will not be published. Required fields are marked *