#innovación

LA METODOLOGÍA ÁGIL LEAN STARTUP

la-metodologia-agil-lean-startup

Que en Japón la palabra “Kiki” pueda ser traducida como crisis y oportunidad no es fruto de la casualidad. Y un buen ejemplo de cómo se puede convertir una situación comprometida en una gran historia de éxito es la que protagonizó hace unos años KiichiroTayoda. No pierdan detalle a los que les voy a contar. 

Corría al año 1937 cuando fue fundada una de las multinacionales más importantes de la actualidad,  Toyota. Durante estos años Kiichiro Toyoda ocupaba el cargo de vicepresidente ejecutivo. Al igual que el resto de sus socios, la preocupación en Toyota era importante. Debían competir de igual a igual con las empresas estadounidense, factorías que alardeaban de una eficiencia sin precedentes. Se llegó a decir que el ratio de productividad de la empresa estadounidense era 9 veces superior al de cualquier otro competidor. 

KIKI, una misma palabra para definir “peligro” y “oportunidad”

 

Sin embargo, todo esto cambió cuando Kiichiro Toyoda entró a un supermercado estadounidense y observó su funcionamiento. Aquí los clientes adquirían la cantidad deseada de bienes de los estantes y prácticamente al instante la tienda procedía a rellenar los estantes con nuevos productos. Así de sencillo. Kiichiro reflexionó.   ¿Y por qué no implantar un modelo de producción en su empresa similar? Los productos podrían desplazarse de una línea de producción a otra “bajo pedido”. De esta manera los costes de fabricación bajarían drásticamente. Esta idea chocaba de frente con lo establecido hasta entonces, en donde la adquisición de grandes lotes y la producción en masa eran las normas que nadie osaba poner en duda. 

 

Dicho y hecho. Así fue como Kiichiro dedicó varios años a implementar una nueva metodología con la que trabajar. Esta metodología se definió como “Lean Manufacturing” y ha sido la que (con los años) ha dado paso a la metodología ágil lean startup. Un manual necesario de supervivencia, no sólo para las startups sino para todas aquellas empresas que quieran sobrevivir en este nuevo escenario de “transformación digital”.

 

 

¿En qué consiste la metodología ágil lean startup?

Decía el ajedrecista cubano Capablanca que “de pocas partidas he aprendido tanto como de la mayoría de mis derrotas”. Y no le faltaba razón. 

Desgraciadamente la mayoría de las empresas que se lanzan al mercado no consiguen sobrevivir los 3 primeros años. Y aquellas que lo hacen suelen tener un modelo de negocio que nada tiene que ver con el que inicialmente presentaron. Precisamente de esto trata la metodología ágil Lean Startup. En ofrecer herramientas que te permitan equivocarte lo antes posible y a ser posible sin haber llegado a destinar excesivos recursos.

 

 

Los tres pilares en los que se sustenta la metodología ágil lean startup

Existen tres pilares principales en los que se sustenta la metodología ágil lean startup; El circuito “Crear-Medir-Aprender”.

Básicamente este círculo consiste en transformar las ideas que ponen en valor tu plan de viabilidad en productos. Ser capaces de medir la reacción y comportamiento de los clientes frente a estos productos y en base a ello aprender. Es decir, decidir si es necesario perseverar o modificar el planteamiento inicial (lo que en el argot se dice pivotar )

Además, la metodología ágil lean startup permite lanzar un producto sin llegar a tenerlo perfectamente acabado.  ¿Cómo? Generando un prototipo que te permita actuar con rapidez para testar lo antes posible las hipótesis. Ya sabéis, las equivocaciones cuanto antes se sepan mejor.

 

Crear, medir y aprender. Las 3 claves de la metodología ágil lean startup

Cuidado con las métricas a adoptar en la metodología ágil   lean startup

Para que la metodología ágil lean startup sea útil debemos tener cuidado cuando seleccionamos las métricas para testar nuestro producto. Si queremos que cumplan con su cometido éstas deberán ser; 

– Accionables, es decir que exista una clara relación causa-efecto
– Accesibles, informes tan simples como sea posible. La gente debe ser capaz de entender perfectamente el significado de las métricas.
– Auditables, demostrar la veracidad de los datos expuestos. Los informes han de ser creíbles y fáciles de inspeccionar.

 

Es aquí donde nace el concepto de “producto viable mínimo” (MVP por sus siglas en inglés), ingrediente esencial para explicar la la metodología ágil lean startup.

 

Este producto mínimo viable no deja de ser un piloto. Representa la idea que queremos lanzar con las características suficientes para dar a conocer el producto en el mercado. El objetivo es que con el lanzamiento de este producto “en pruebas” podamos recopilar datos, saber qué mejoras aplicar y conocer mejor a nuestro usuario.

La metodología ágil lean startup y su importancia en las empresas

 

Conclusiones de la metodología ágil lean startup

En definitiva la metodología ágil lean startup te permite ahorrar tiempo, dinero y testar el mercado con un producto inacabado. Y en base a ello poder tomar decisiones antes de acudir al mercado de manera “masiva”.

Sin embargo, esta metodología no sólo sirve para lanzar nuevos productos al mercado, ya que también ofrece mejoras sustanciales a la hora de gestionar el día a día de tu empresa. Te permite validar una nueva idea que añadir a tu producto de manera rápida y barata.  Algo esencial para sobrevivir en el mundo digital en el que estamos inmersos. Un mundo en el que las “Fintech”, las “Insurtech”, y en general cualquiera de las empresas que se caracteriza por un comportamiento digital. Empresas que comparten  unos tiempos de respuesta muy breves. Algo que precisamente no caracteriza a las empresas más tradicionales. 

Espero que os haya gustado este artículo! En el próximo trataré de incluir diferentes ejemplos de cómo se puede llevar a la práctica esta metodología ágil lean startup. Hasta la próxima!

 

 

¿Te ha gustado nuestro post?

0 Comments
Share

diginova

Reply your comment:

Your email address will not be published. Required fields are marked *